Los nutrientes y el desarrollo de las plantas del cacao

¿Qué nutrientes necesita el árbol del cacao según su etapa de desarrollo?

¿Qué nutrientes necesita el árbol del cacao según su etapa de desarrollo?

En vivero se necesitan potasio, nitrógeno, calcio y fósforo

Las plantas tienen necesidades nutricionales de acuerdo con el estado de desarrollo, ya sea crecimiento, floración y producción.

En la etapa de vivero, las plantas de cacao necesitan mayor cantidad de potasio junto al nitrógeno, calcio y fósforo.

En la etapa de desarrollo, las plantas de cacao necesitan alta cantidad de potasio, nitrógeno, calcio y fósforo.

En la etapa de producción, las plantas necesitan una mayor cantidad de todos los elementos especialmente potasio, nitrógeno, calcio, fósforo, manganeso y azufre.

 

¿Cuales son las señales para detectar la deficiencia de nutrientes en las plantas de cacao?

Deficiencia de potasio

Las hojas de las plantas de cacao con deficiencia de potasio muestran al inicio parches entre una vena y otra de color verde amarillento pálido ubicados cerca de los bordes de las hojas; luego los parches se mueren y permanecen por cierto tiempo separados para luego unirse y formar un área continua en el borde de la hoja.

Las hojas de los brotes, retoños o chupones son cada  vez  más pequeñas. Antes de que las hojas se caigan se vuelve completamente amarillo naranja. En una plantación deficiente de potasio se ven pocas hojas afectadas debido a que las hojas se caen fácilmente.

Las hojas con deficiencia de potasio muestran parches en el borde de la hoja

Deficiencia de nitrógeno

La plantas con deficiencias de nitrógeno son pequeñas o enanas y crecen muy lentas. Las hojas bajas toman una tonalidad verde pálida amarillenta. Esta deficiencia puede llegar a afectar las hojas hasta secarlas. Su requerimiento de nitrógeno está relacionado con la intensidad de la luz; entre más luz haya aumenta la intensidad del síntoma.

La plantas con deficiencias de nitrógeno crecen muy lentas

Deficiencia de fósforo

Cuando hay deficiencia de fósforo, las plantas crecen lentamente y las hojas se quedan pequeñas y desarrollan un color pálido en las orillas y en las puntas. Las hojas jóvenes se tornan más pálidas que las venas y posteriormente se queman las orillas de las hojas. El crecimiento nuevo tiene internudos cortos y las hojas se colocan en ángulo con relación a la rama; las hojas maduras se tornan de color verde muy oscuro.

Las hojas pequeñas con deficiencia de fósforo tienen un color pálido en los filos y en las puntas.

Deficiencia de azufre

Las plantas con deficiencia de azufre son a menudo difíciles de distinguir y se confunden con las deficiencias de nitrógeno. Las hojas nuevas desarrollan un color amarillento brillante, incluyendo las nervaduras o venas de las hojas, aunque esto no afecta su tamaño. Posteriormente, el brillo desaparece y toman coloración pálida. En las hojas viejas aparecen parches amarillentos pálidos. En general, estos síntomas aparecen en todas las hojas, que luego se enrollan y caen.

Las hojas nuevas desarrollan un color amarillento brillante incluyendo las nervaduras o venas de las hojas.

Deficiencia de magnesio

Las plantas con deficiencia de magnesio se notan porque las hojas no tienen el color verde en las áreas cercanas al centro de las hojas viejas, sino un color verde pálido o amarillo pálido que luego avanza a los bordes de las hojas y las orillas de las hojas se tornan pálidas e inicia la muerte de esa parte de la hoja.

Las orillas de las hojas se tornan pálidas e inicia la muerte de esa parte de la hoja.

 

Deficiencia de calcio

Aparecen en las hojas más jóvenes con parches muertos.

Aparecen en las hojas más jóvenes, con parches 

muertos, las cuales inician como manchas blancas en la región entre vena y vena cerca del borde.

Una deficiencia severa provoca la caída de las hojas, muerte de brotes y yemas.

La falta de calcio causa disminución en el crecimiento de la raíz.

 

Deficiencia de boro

El boro es necesario para que la floración sea normal. Las plantas deficientes de este nutriente presentan alteraciones como floración abundante en el tallo principal y en ramas.  En ocasiones, se inflaman los cojines florales. Afecta la polinización, la formación de las semillas y aparecen frutos defectuosos con puntos muertos. También se observan quebraduras en el tallo y las ramas tienden a supurar.

Afecta la polinización, la formación de las semillas y aparecen frutos defectuosos

¿Cómo hacer un balance de nutrientes según los de cálculos de salidas y entradas?

Para manejar la fertilidad de los suelos cacaoteros, hay que lograr un buen balance entre las salidas y entradas de los nutrientes.

En un cacaotal, la entrada de los nutrientes ocurre por la vía de la descomposición de las rocas del suelo, por la descomposición de la hojarasca y restos de las plantas, por los nutrientes que trae la lluvia de la atmósfera y del arrastre de las zonas más altas. En ese mismo cacaotal, las salidas de los nutrientes ocurren por la producción de flores,  granos, mazorcas, cáscaras, ramas y hojas, por el arrastre de los nutrientes y por las corrientes de agua.

Un suelo donde los nutrientes que entran a la parcela son mayores que los nutrientes que consumen las plantas produce un balance positivo; se puede decir que son suelos muy fértiles. Si la descomposición de la roca es poca, el suelo se desequilibra y se vuelve cada vez más ácido y más pobre en nutrientes.

La fertilidad de suelo se mantiene con balance positivo

Conociendo la cantidad de nutrientes que hay en los granos de cacao y la cantidad de cosecha se puede estimar las salidas de nutrientes. Para un cacaotal con rendimiento de 20 quintales de granos secos, la salida de nitrógeno es de 80 libras, la salida de fósforo es de 24 libras, la salida de potasio es de 172 libras, la salida de calcio es de 16 libras y la salida de magnesio es de 12 libras.

Con la cosecha sale los nutrientes

Así mismo, se puede calcular las entradas de nutrientes que se necesitan por cada hectárea en un cacaotal: 220 libras de nitrógeno, 22 libras de fósforo, 77 libras de potasio, 50 libras de magnesio y 300 libras de calcio. Más de la mitad de estas cantidades provienen de hojarasca.

Por ejemplo, si el productor aplica abono orgánico en la parcela esto también aporta nutrientes. Un quintal de lombrihumus le aporta al suelo 1.2 libras de nitrógeno, 1.8 libras de fósforo, 1.3 libras de potasio, 7 libras de calcio y 0.22 libras de azufre.

Producción de lombrihumus