La poda de cacao

La poda es la práctica para mantener un árbol sano con capacidad productiva.

¿Qué es la poda en el cultivo de cacao?

La poda es la práctica de cortar o eliminar todos los chupones y ramas innecesarias. Se hace a partir de los ocho meses. También se hace para eliminar las partes enfermas y muertas del árbol. Con esta práctica se mantiene árboles sanos con capacidad productiva y con facilidad de manejo.

 La poda será diferente según el origen de la planta, ya sea  si es una planta nacida de una semilla, o si es una planta lograda por injerto. También la poda cambia para los diferentes estados de desarrollo de la planta.

La poda es la práctica para mantener un árbol sano con capacidad productiva

La poda se realiza de los árboles de cacao para eliminar chupones y ramas mal dirigidas o enfermas. Esto permite estimular el desarrollo de las ramas y mantener un porte adecuado del árbol. Con la poda se regula la altura de la planta que facilita las labores de limpieza y cosecha. Con la poda se mejora la ventilación y la entrada de luz, asegurando la sanidad de las plantas.

¿Qué hay que tomar en cuenta para realizar la poda en el cacao?

El árbol del cacao es un ser vivo que tiene la capacidad de captar la energía de sol. Absorbe agua y nutrientes del suelo y el aire  y procesa los nutrientes con la energía que capta del sol para producir ramas, hojas y frutos.

La energía que viene del sol es atrapada por las hojas para producir azúcares, necesarias para el crecimiento de la planta y la producción de frutos. Entonces, cuando una planta de cacao tiene pocas hojas por una poda muy severa o porque está desnutrida, tendrá poca capacidad para captar la luz del sol y producir menos azúcares. 

Una planta de cacao que tiene pocas hojas produce poca cosecha

La poda de una planta en desarrollo es para eliminar chupones

La práctica de la poda requiere de muchos conocimientos y habilidades; de lo contrario, se corre el riesgo de dañar a la planta y, como consecuencia, no dará cosecha.

Las podas se realizan de acuerdo con los estados de desarrollo de la planta. No es lo mismo la poda para una planta en desarrollo, que para una planta madura o adulta en producción.

La poda para una planta en crecimiento se realiza para eliminar chupones y despuntar ramas extendidas. La poda en la etapa adulta de la planta se realiza para conservar la forma natural del árbol, manteniendo un sólo tronco, una sóla horqueta y un estado sano, libre de ramas y  de frutos enfermos, de plantas parásitas y  nidos de comején.

 

La poda de una planta cosechera es para mantener la forma

Una planta con crecimiento derecho

 

En la etapa adulta de las plantaciones de cacao, ocurre la pérdida de productividad, y el deterioro de cada árbol. Por eso, se realizan podas con el propósito de renovar su condición de salud y mantener su capacidad de producir mazorcas. Éstas se dan en el tronco y en las ramas principales; por esta razón, es importante la buena formación de la horqueta del árbol.

La realización de la poda a tiempo aumenta la ventilación y permite mayor entrada de luz en las plantas de cacao.

Esto ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades, garantiza que las plantas crezcan derechas o rectas y aumenta la floración y formación de frutos.

 

¿Cuál debe ser la forma adecuada que debe mantener un árbol de cacao?

La forma ideal de un árbol de cacao producido por semilla se determina en base a los siguientes criterios:

  • Las plantas  deben tener una altura entre 3 y 4 metros.
  • La copa debe tener un ancho máximo de 3 metros.
  • La  copa debe tener forma de un embudo, con las ramas nuevas creciendo hacia afuera y para arriba.
  • La  altura de la horqueta debe ser formada a partir de un metro, a metro y medio del suelo.
  • Las plantas deben tener entre 3 y 4 ramas principales distribuidas en forma equilibrada en la copa.

La forma ideal de un árbol de cacao.

¿Cuáles son los diferentes tipos de poda que existen?

Poda de formación

En el caso de plantas provenientes de semilla, el crecimiento del tallo debe dirigirse hacia arriba y el desarrollo de las ramas deben ir hacia los lados. Para lograr la poda de formación, se realiza el manejo desde que la planta tiene un mes de estar el vivero hasta un año y medio o dos años de desarrollo, estando ya la planta sembrada en el sitio definitivo.

La poda de formación se realiza desde un mesLa poda de formación se realiza hasta dos años

La poda de formación consiste en dejar un solo tallo, eliminando los chupones que salen por debajo de la horqueta, la que se forma entre los 10 a 16 meses de edad. La horqueta o copa será la futura armazón del árbol. Las ramas primarias y el tronco principal es donde se formarán la mayoría de las mazorcas. De ahí la importancia de realizar la poda de formación a tiempo.

Los chupones se deben eliminar cada 15 y 30 días. Así se lastima lo menos posible el tronco principal. También se deben eliminar las ramas entrecruzadas, las ramas juntas y las que se dirigen hacia el centro y abajo. Así se logra la forma adecuada de la planta de cacao, con sus ramas bien distribuidas dejando un solo tallo y una horqueta bien formada con 4 a 5 ramas equilibradas.

La horqueta será la futura armazón del árbol

En el caso de plantas de cacao injertadas que crecen hacia los lados y no tienen la formación de un tronco y copa bien definidos, la poda debe hacerse para formar falsos tallos y falsas horquetas a partir de otros brotes.

Esto se consigue mediante la eliminación de ramas bajas o ramas cercanas a la base de la planta, así como con el entresaque y despuntes de ramas superiores hasta conformar la futura copa del árbol.

Para el cacao injertado, la poda debe orientarse a formar falsos tallos y falsas horquetas

Poda de mantenimiento

Después de dos o tres años de edad, los árboles de cacao necesitan una poda ligera para lograr una buena forma del árbol, eliminando las ramas muertas o mal colocadas. Esta poda, por lo regular, se puede hacer una o dos veces por año y se aconseja realizarla en época seca, para que al iniciar las lluvias se estimule el crecimiento de las ramas mejor dirigidas. La cantidad de hojas y ramas que se eliminan no deben ser excesivas, ya que las mazorcas formadas en el árbol deben ser “alimentadas” por las hojas del árbol, y las podas muy fuertes alteran la producción regular.

En esta poda, se debe realizar el recorte de ramas largas o despunte de aquellas que se dirigen hacia arriba y hacia abajo. Se debe eliminar la acumulación de ramas y ramillas juntas y entrecruzadas orientadas hacia el centro del árbol. Esto se conoce como el entresaque. También se deben eliminar las ramas secundarias cercanas a la base de la horqueta y todos los hijos o chupones que hayan crecido en el tronco y sobre las ramas principales. De igual manera, se deben eliminar plantas parásitas o bejucos como alambrillos,  mata palo, suelda con suelda, ahorca burro, entre otras,  que crecen sobre la copa del árbol.

Poda de mantenimiento

Poda de mantenimiento

Durante la realización de esta poda se debe mantener la forma y altura adecuada de la planta, de unos 3 a 4 metros, despuntando las ramas que están muy altas o van hacia abajo para facilitar la cosecha y otras labores.

La época adecuada, las herramientas apropiadas, los cortes y la protección a las heridas, permiten asegurar la cicatrización de las heridas y evitan la infección provocada por hongos, conocida más como pudriciones.

En el caso de plantas provenientes de injertos, la poda de mantenimiento tiene por objetivo estimular el desarrollo de uno o dos falsos tallos libres de ramas en la parte media inferior, y en la parte superior seleccionar ramas bien ubicadas para formar una especie de falsa horqueta.

 

Poda de rehabilitación

Con el paso de los años y según el manejo, los árboles de cacao se hacen improductivos, ya sea porque no se atendieron bien y crecieron libremente, o porque fueron abandonados.

En estos casos, se debe realizar una poda de rehabilitación para eliminar una gran parte de hojas y ramas, con el propósito de estimular el crecimiento de chupones que broten al pie del tronco para después seleccionar los mejores que sustituirán al árbol viejo.

Poda de rehabilitación eliminando las ramas.

Otra forma de poda de rehabilitación es la poda completa del tronco que se hace a una altura de 60 y 80 centímetros a partir del pie del tronco, Se dejan crecer chupones, de los cuales se seleccionan uno o dos que serán la nueva planta. La planta nueva se puede manejar como un nuevo árbol o se le podrá injertar yemas provenientes de árboles élites.

En este tipo de poda, es importante brindar cuidados a las plantas podadas, como la aplicación de abonos y el control de las plagas, enfermedades y malas hierbas. Por lo general, las plantas reaccionan muy bien y pueden aumentar los rendimientos en forma permanente por varios años. Este tipo de poda es recomendada si la plantación o los árboles que se desean regenerar son de buena producción. De lo contrario, es recomendable renovar la plantación con nuevas plantas mejoradas.

Poda de rehabilitación por la poda completa de tronco