Ejercicio 3. ¿Cómo establecer el plan de manejo del piso a mediano plazo?

El Plan tiene que contemplar acciones a corto y mediano plazo.

Con los resultados de los dos primeros ejercicios podemos establecer un plan para pasar del estado actual de la parcela a una nueva situación que corresponda mejor a nuestros objetivos.

El plan tiene que contemplar acciones a corto y mediano plazo. Para ajustar el plan tenemos que tener datos del estado del plantío. Los métodos de toma de datos permiten tener registros de la estructura productiva de la parcela, niveles y tipos de sombra y malas hierbas.

Para desarrollar el plan de manejo del piso podemos considerar varios tipos de acciones:

Acciones para asegurar plantas de cacao vigorosas y bien distribuidas. Las mismas plantas de cacao reducen el crecimiento de las malas hierbas, a la vez que producen ingresos por la cosecha de cacao.

Acciones para mejorar el uso de árboles de sombra para reducir las malas hierbas. Los árboles reducen la luz, generan hojarasca y sus podas producen material para coberturas muertas.

Plantas de cacao vigorosas con buen nivel de sombra

Acciones para el manejo selectivo de las malas hierbas que se vuelven más fáciles, cuando la sombra está en su punto óptimo, favoreciendo las hierbas benéficas en lugar de las hierbas dañinas que prosperan con mayor luz solar.

Acciones dirigidas para reducir las malas hierbas más dañinas y la conservación de las hierbas de cobertura. Estas acciones necesitarán mayores esfuerzos y costos en los primeros años. Con el tiempo va a haber menos malas hierbas dañinas y más hierbas de cobertura.

En vez de hacer labores para eliminar todas la malas hierbas, hay que realizar labores parciales y, posiblemente, más frecuentes.

Manejo selectivo de malas hierbas

En lugar de invertir 16 días-persona en 2 chapodas totales, es preferible invertir los mismos 16 días-persona en 4 chapodas selectivas, dirigidas a bejucos, zacates y a otras malas hierbas.

Acciones complementarias como colocar las ramas podadas para controlar los parches de malas hierbas. Las hojas más resistentes a la descomposición serán más efectivas en el control.

Otras acciones es la  siembra de plantas de cobertura, como el maní perenne o la siembra de semillas cosechadas de las hierbas de cobertura silvestre.

Uso de cobertura sembrada