Icon Icon

Nutrientes y desarrollo de la planta

¿Qué nutrientes necesita el árbol del cacao según su etapa de desarrollo?

¿Qué nutrientes necesita el árbol de cacao según su etapa de desarrollo?

Las plantas de cacao tienen necesidades nutricionales de acuerdo con el estado de desarrollo, ya sea crecimiento, floración y producción.

La extracción de nutrientes por el cultivo de cacao se incrementa rápidamente durante los primeros cinco años después de la siembra y luego de establecerse manteniendo esa tasa de absorción por el resto de vida útil de la plantación. En general, el potasio (K) es el nutriente más absorbido por el cacao, seguido por el nitrógeno (N), calcio (Ca) y magnesio (Mg).La cantidad exacta de nutrientes removidos por un cultivo en particular depende del estado nutricional del árbol.

El cultivo de cacao requiere para su desarrollo de diferentes contenidos tanto en vivero como en el primer año de establecimiento y en producción. En las tres etapas de desarrollo, el elemento de mayor requerimiento es el potasio (K), seguido del nitrógeno (N) y el Calcio (Ca), es importante ver que los requerimientos nutricionales del fósforo (P) en las diferentes etapas de desarrollo son menores.

Estimación de los nutrientes requeridos para el cacao en diferentes estados del desarrollo (kg/ha)

Estado planta Edad
planta
Rendimientos nutricionales (Kilogramo por hectárea)
  (meses) N P K Ca Mg Mn Zn
Vivero 2 a 6 136 14 151 113 47 3.9 0.5
Establecimiento                
Desarrollo 28 212 23 321 140 71 7.1 0.9
Producción 50 438 48 633 373 129 6.1 1.5

Fuente: Develoments in Cocoa nutrition in the nineteen seventies, e review of literatura. Birmingham England p 11-24.

Es importante conocer la cantidad de elementos que extraen la plantas para devolverlo al suelo en los diferentes programas de nutrición.
De acuerdo con los contenidos de la tabla anterior, s
e observa que el potasio (K), es el elemento extraído en mayor proporción por el cacao, seguido de Nitrógeno (N), Calcio (Ca), Magnesio (Mg) y Fósforo (P).

Antes de iniciar cualquier tipo de fertilización es preciso conocer el nivel de fertilidad natural del suelo. Este diagnóstico se hará por medio de análisis de suelo y análisis foliar en laboratorio. Este último análisis es quizá el más recomendado en el caso de posibles deficiencias de elementos menores. Sobre la base de esa interpretación se recomendarán los niveles de fertilización requeridos en la plantación.


¿Cuáles son las señales para detectar la deficiencia de nutrientes en las plantas de cacao?

Las deficiencias de nutrientes que impiden ligeramente el crecimiento y producción
no son determinables mediante síntomas visibles, sólo hasta cuando se trata de una deficiencia extrema las plantas de cacao presentan una serie de sistemas característicos afectando el crecimiento y la producción, los cuales se describen a continuación.


Deficiencia de Potasio (K)

Las hojas de las plantas de cacao con deficiencia de potasio muestran al inicio parches entre una vena y otra de color verde amarillento pálido ubicados cerca de los bordes de las hojas; luego los parches se mueren y permanecen por cierto tiempo separados para luego unirse y formar un área continua en el borde de la hoja.
Las hojas de los brotes, retoños o chupones son cada vez más pequeñas. Antes de que las hojas se caigan, se vuelve completamente amarillo naranja.
En una plantación deficiente de potasio se ven pocas hojas afectadas debido a que las hojas se caen fácilmente.

 
Deficiencia de Nitrógeno (N)

Las plantas con deficiencias de nitrógeno son pequeñas y crecen muy lentas. Las hojas bajas toman una tonalidad verde pálida amarillenta. Esta deficiencia puede llegar a afectar las hojas hasta secarlas. Su requerimiento de nitrógeno
está relacionado con la intensidad de la luz; entre más luz haya aumenta la intensidad del síntoma.

 
Deficiencia de Fósforo (P)

Cuando hay deficiencia de fósforo, las plantas crecen lentamente y las hojas se quedan pequeñas desarrollan un color pálido en las orillas y en las puntas. Las hojas jóvenes se tornan más pálidas que las venas y posteriormente se queman las orillas de las hojas.
El crecimiento nuevo tiene internudos cortos y las hojas se colocan en ángulo con relación a la rama; las hojas maduras se tornan de color verde muy oscuro.

 

Deficiencia de Azufre (S)

Las plantas con deficiencia de azufre son a menudo difíciles de distinguir y se confunden con las deficiencias de nitrógeno. Las hojas nuevas desarrollan un color amarillento brillante, incluyendo las nervaduras o venas de las hojas, aunque esto no afecta su tamaño. Posteriormente, el brillo desaparece y toman coloración pálida.
En las hojas viejas aparecen parches amarillentos pálidos. En general, estos síntomas aparecen en todas las hojas, que luego se enrollan y caen.

Deficiencia de Magnesio (Mg)

Las plantas con deficiencia de magnesio se notan porque las hojas no tienen el color verde en las áreas cercanas al centro de las hojas viejas, sino un color verde pálido o amarillo pálido que luego avanza a los bordes de las hojas y las orillas de las hojas se tornan pálidas e inicia la muerte de esa parte de la hoja.

Deficiencia de Calcio (Ca)

Aparecen en las hojas más jóvenes, con parches muertos, las cuales inician como manchas blancas en la región entre vena y vena cerca del borde.
Una deficiencia severa provoca la caída de las hojas, muerte de brotes y yemas.
La falta de calcio causa disminución en el crecimiento de la raíz.

Deficiencia de Boro (B)

El boro es necesario para que la floración sea normal. Las plantas deficientes de este nutriente presentan alteraciones como floración abundante en el tallo principal y en ramas.
En ocasiones, se inflaman los cojines florales.
Afecta la polinización, la formación de las semillas y aparecen frutos defectuosos con puntos muertos.
También se observan quebraduras en el tallo y las ramas tienden a supurar.

 

Imagen de deficiencia de zinc (Zn)

 

Deficiencia de Zinc (Zn)

El zinc (Zn) favorece la maduración de los frutos y estimula el vigor de la planta y el desarrollo vegetativo.

Los síntomas de deficiencia pueden observarse en la hoja en un estado temprano de su desarrollo y consisten principalmente en deformaciones foliares y tallos cortos y delgados.

Los síntomas más útiles para la identificación visual son en las hojas muy jóvenes se presentan venas prominentes, la reducción en el ancho de la lámina foliar, el enrollamiento en espiral la presencia de clorosis en las nervaduras principales.

En casos más severos las nervaduras pequeñas de las hojas jóvenes se distorsionan mucho más hacia la parte basal de la hoja y las áreas intervenales toman un color pálido.
El ancho de la hoja decrece progresivamente, los márgenes se tornan ondulados y la hoja entera se puede enrollar en espiral.

Las deficiencias se presentan en suelos con pH menores a 4.5 o mayores de 7.5
 

Deficienca de Hierro (Fe)

Imagen de deficiencia de hierro (Fe) en las hojas.

 

Los síntomas de deficiencia de hierro aparecen primero en las hojas jóvenes.
Se observa una coloración verde pálido   intervenal marcada, mientras que las nervaduras permanecen marcadamente verdes.

En casos de deficiencia severa las hojas presentan color blanco amarillento en la lámina y las venas toman un color verde pálido.

Se reduce el tamaño y grosor de la hoja, en comparación a las hojas maduras con aspecto normal.

La deficiencia disminuye la producción y en caso severos las ramas se secan y muere la planta.

El cacao es bastante sensible a la deficiencia de hierro especialmente en casos de mala aireación del suelo combinado con valores de pH superiores a 6.8 y suelos alcalinos.
 

Deficiencia de Cobre (Cu)

Deficiencias severas producen clorosis y muerte descendente de los brotes terminales. El exceso de fósforo y nitrógeno ocasiona su deficiencia.

Imagen de deficiencia de cobre (Cu)

 

Deficiencia de Manganeso (Mg)


Imagen de deficiencia de Manganeso 

 

Los síntomas de deficiencia comienzan con quemazón en hojas jóvenes y con una clorosis intervenal y con manchas necróticas, siendo más visibles en los márgenes de la hoja, esta deficiencia se presenta más frecuente en los suelos alcalinos.


 
¿Cómo hacer un balance de nutrientes según los cálculos de salidas y entradas?

Para manejar la fertilidad de los suelos cacaoteros, hay que lograr un buen balance entre las salidas y entradas de los nutrientes.

En un cacaotal, la entrada de los nutrientes ocurre por la vía de la descomposición de las rocas del suelo, por la descomposición de la hojarasca y restos de las plantas, por los nutrientes que trae la lluvia de la atmósfera y del arrastre de las zonas más altas, la aplicación de fertilizantes químicos o abonos orgánicos.En ese mismo cacaotal, las salidas de los nutrientes ocurren por la producción de flores, granos, mazorcas, cáscaras, ramas y hojas, por el arrastre de los nutrientes y por las corrientes de agua.

Un suelo donde los nutrientes que entran a la parcela son mayores que los nutrientes que consumen las plantas producen un balance positivo; se puede decir que son suelos muy fértiles.
Cuando los balances son negativos, provocan una disminución de la fertilidad de los suelos, afectando la productividad y rentabilidad del sistema y degradando el recurso suelo.
Por otra parte, los balances positivamente altos dan lugar a bajas eficiencias de uso de los nutrientes y pobres resultados económicos, pudiendo generar desequilibrios nutricionales y problemas de contaminación ambiental.

 

Imagen de entradas y salidas de nutrientes en sistemas agroforestales con cacao.

Conociendo la cantidad de nutrientes que hay en los granos de cacao y la cantidad de cosecha se puede estimar las salidas de nutrientes.
Para un cacaotal con rendimiento de 20 quintales de granos secos, la salida de nitrógeno es de 80 libras, la salida de fósforo es de 24 libras, la salida de potasio es de 172 libras, la salida de calcio es de 16 libras y la salida de magnesio es de 12 libras.

Así mismo, se puede calcular las entradas de nutrientes que se necesitan por cada hectárea en un cacaotal: 220 libras de nitrógeno, 22 libras de fósforo, 77 libras de potasio, 50 libras de magnesio y 300 libras de calcio.
Más de la mitad de estas cantidades provienen de hojarasca.

Por ejemplo, si el productor aplica abono orgánico en la parcela esto también aporta nutrientes.
Un quintal de lombrihumus le aporta al suelo 1.2 libras de nitrógeno, 1.8 libras de fósforo, 1.3 libras de potasio, 7 libras de calcio y 0.22 libras de azufre.

 

 

Contáctanos

Para más información puedes escribirnos a [email protected]
También puedes escribirnos al WhatsApp
Icon