Icon Icon

Propagación del cacao

El cacao se puede propagar de distintas maneras, la más común y antigua es por semilla (sexual);

La otra y principal manera es por injerto (asexual).

Propagación sexual o por semillas

El árbol de cacao tiene una característica curiosa y es que no es ni macho, ni hembra.

En cada flor hay partes de hembra y partes de macho.

Los árboles que nacen de las semillas dependen del cruce que se dé al momento de la polinización.

La polinización en el cacao la realizan los insectos;

la fecundación se da cuando un insecto lleva el polen de la parte macho a la parte hembra de la flor, por lo que de las semillas nacen árboles muy variados. Solo se recomienda usarlas cuando se tiene la seguridad de que las semillas son de alta calidad.

Cada flor tiene partes hembra y macho

Cruces en una misma flor

Cuando ocurre la fecundación en una misma flor, las semillas de la mazorca son hijas de ese árbol de cacao. Ese árbol es la madre y el padre de la nueva planta.

Cruces en flores de un mismo árbol

Si los insectos llevan polen de una flor a otra flor en el mismo árbol, igual que en el ejemplo anterior, ese árbol de cacao es padre y madre de las semillas.

Cruce entre flores de dos árboles

Si los insectos traen el polen de una flor de un árbol a la flor de otro árbol, el árbol de donde el insecto tomó el polen es el padre

y el árbol donde está la flor que recibió ese polen es la madre.

Los nuevos árboles que saldrán de estas semillas se pueden parecer al árbol padre o al árbol madre. Esta manera de reproducirse del cacao le da muchas posibilidades de cruces y los descendientes son muy diversos.

Así como en el caso de las personas que tiene elementos parecidos a su madre o a su padre, puede ser que la mazorca tenga el color del árbol padre y que la forma de la mazorca sea como las del árbol madre.

A esto es a lo que se le llama variabilidad genética o puede presentarse el caso de parecerse a los dos. En el cacao esa variabilidad es muy alta.

Una manera de lograr semillas de calidad es controlar los cruces a través de la polinización hecha a mano, donde los cruces se realizan a propósito para generar el nuevo árbol que se quiera lograr.

El éxito de una plantación nueva de cacao, o de las resiembras, se da al usar el mejor material de siembra posible. Se recomienda la siembra de varios híbridos o clones, usando una mezcla de cruces inter clonales distribuidos al azar o en hileras en el campo favoreciendo la resistencia a enfermedades.

Cuando se establece una plantación con diversidad genética, se reduce el riesgo que una planga o enfermedad cause el daño en toda la parcela. 

Actualmente no se recomienda la propagación de cacao por semilla por la variación genética y la posibilidad que no tenga buenos rendimientos.

Cruzamiento de control manual de las flores de cacao.

Si va a obtener la semilla de su propia finca para producir platas para injerto hay que tomar en cuenta que las plantas seleccionadas deben tener al menos las siguientes características:

  • Buen rendimiento (80 mazorcas por año o más).
  • Mazorcas de tamaño grande.
  • Obtener 1 libra de cacao seco de 9 mazorcas.
  • Que sean tolerantes o resistentes a enfermedades como la monilla, mazorca negra y escoba de bruja.

Se recomienda llevar un registro por cada lote, para poder diferenciar los tipos de cacaos que se tienen en la finca y cumplir con el sistema de trazabilidad.

Planta con buen rendimiento y resistencia.

Propagación del cacao en forma asexual a través de injerto

¿Por qué es importante injertar?

El injerto es una manera de reproducir un árbol de cacao con menos sorpresas que los reproducidos por semillas. Con el injerto, el nuevo árbol que se va a obtener,

es una copia igual al árbol del que se cortó la yema. A esta copia se le llama clon.

La injertación consiste en unir una yema o una vareta a otra planta, de tal manera que al unirse produzcan una sola planta. Se le llama patrón a la planta que recibe la yema la cual aporta la raíz de la nueva planta, a la parte superior que será la copa de la nueva planta, se le llama injerto. Al patrón también se le llama pie o porta injerto.

Su cosecha será igual a la del árbol de donde se cortó la rama, siempre que se le brinden las condiciones de crecimiento como luz, temperatura, nutrientes y cuido de la salud de toda la planta.

Éstas son las ventajas más importantes al recurrir al injerto:

  • Es seguro lograr un árbol que produce más.
  • La planta nueva conserva las cualidades del árbol de donde se obtuvo la yema.
  • Todas las plantas son iguales a la planta madre de donde se cortaron las yemas.
  • Los árboles injertados son más pequeños porque no echan chupones, sólo ramas, las cuales no crecen hacia arriba sino hacia los lados y entonces es más fácil podar, controlar enfermedades y cosecha.
  • Los árboles injertados florean temprano y producen frutos a los dos años, mientras que los de semilla florean al tercer año y cosechan a partir del cuarto año.
  • En los cacaotales de semilla hay pocos árboles que producen mucho y muchos árboles que producen poco o nada, con los cacaos injertos se reduce la variabilidad genética y productiva por planta.

 ¿Qué se necesita para injertar el cacao?

Buenos patrones

Para tener una buena planta patrón o porta injerto se deben de considerar materiales adaptados a diferentes condiciones de suelo, clima, fuerza y tolerantes a enfermedades que afectan las raíces, por lo que recomienda usar semillas de clones como: IMC – 60, IMC-67, PA -121, UF – 613, SPA - 9, EET - 62, EET -96, EET-399, EET-400, Pound-12, Caucasia – 37, Caucasia – 37 y  ICS – 75.

Estos clones han presentado buen desempeño y se consideran buenos patrones, por su resistencia a hongos como Fitóftora (Phytophthora sp.) y Mal de machete (Ceratocystis sp.),  cualidades de adaptación a diferentes tipos de suelo.

Si el agricultor no cuenta con estos materiales, puede seleccionar semillas híbridas locales (nativos) de su propia plantación, que provengan de árboles sanos, vigorosos, que muestren adaptación a la zona, prendimiento, compatibilidad y resistencia a enfermedades.

Se les llama patrones o porta injerto porque son los que van a llevar la yema de otra planta.

Buenos árboles de cacao para sacar las yemas

Las yemas se escogen de árboles o clones que producen alrededor de 200 mazorcas de cacao por cosecha. Las mazorcas deben ser grandes y tener entre 40 y 50 semillas.

Pasos para injertar

Para garantizar un buen injerto debemos mantener las plantas bien regadas. Fertilizarlas 15 días antes de injertarse con abono orgánico, puede ser lombrihumus o bokashi, calcular unos 50 gramos por planta.

¿Cómo elegir las mejores plantas para el mejoramiento del cacaotal?

La descripción genética de las plantaciones de cacao de hoy en día es producto de un largo proceso de estudios en el uso de germoplasmas a nivel mundial y regional.

Centros de investigación en cacao a nivel regional han desarrollo diferentes estudios para caracterizar y validar clones con buenos niveles productivos y resistencia a enfermedades, para que los productores puedan hacer la selección de su material de siembra de manera apropiada para sus parcelas. Algunas de las variables que se toman en cuenta son: tipo genético, compatibilidad, color del fruto, color de los cotiledones, índice de mazorca, número de semillas por fruto, índice de semilla y rendimiento.

La selección adecuada del material que será establecido resulta fundamental ya que determina en un inicio los tipos de mercado a donde se estará dirigiendo la cosecha; el manejo agronómico y beneficiado que deberá realizarse en la finca.

A continuación, se menciona las principales características que debe tener un árbol de cacao al momento de seleccionar para el establecimiento:

  • Tener más de 5 años sembradas.
  • Deben estar sanas y bien formadas, frondosas, con ramas bien distribuidas.
  • Al florecer, deben tener los cojines florales en el tronco y ramas principales de la planta.
  • Deben producir más de 60 mazorcas, dos meses antes de la cosecha principal.
  • Producir una libra de cacao seco por cada 9 mazorcas.
  • Que sus mazorcas produzcan entre 40 y 50 semillas.
  • Cada semilla debe medir centímetro y medio.
  • Deben tener resistencia a las lluvias excesivas y a sequías.
  • Que no tenga dificultades para polinizarse consigo misma, o con las demás plantas de la finca.
  • Debe tener tolerancia o resistencia natural a las enfermedades.
  • Debe de ser fácil para reproducir y facilidad de su establecimiento.
  • Debe tener una alta calidad industrial cuando los granos son fermentados y secados en forma adecuada.

Cada árbol identificado se deberá de marcar con cinta plástica de colores que lo identifique.

El productor deberá de anotar en su cuaderno de registro el numero asignado a cada árbol y la calificación asignada a cada parámetro evaluado.

Luego que el productor ha identificado los árboles con características sobresalientes, se prosigue a la etapa de selección, recalificación y multiplicación de los materiales en base a la caracterización.

Planta élite de cacao.

Contáctanos

Para más información puedes escribirnos a [email protected]
También puedes escribirnos al WhatsApp
Icon